IV CAMINAMOS CONTRA EL CÁNCER.

Archivos

RESULTADOS PROMETEDORES DE UN NUEVO FÁRMACO CONTRA EL CÁNCER DE RIÑÓN

Madrid, 10 de abril 2009 (medicosypacientes.com)


En España se diagnostican unos 5.000 casos cada año. La obesidad y el tabaquismo son dos de las principales causas del incremento que se está produciendo en tasa de ocurrencia de este tumor en todo el mundo


El carcinoma de células renales (CCR) se denomina con frecuencia cáncer de riñón. En España se diagnostican unos 5.000 casos al año, según datos aportados por el doctor Joaquín Bellmunt, jefe de sección, responsable de la Unidad de Tumores Genitourinarios del Hospital del Mar en Barcelona y presidente del Grupo Español de Tratamiento de Tumores Genitourinarios: “el cáncer de riñón representa entre el 2% y el 3% de todas las patologías oncológicas en nuestro país”.


La obesidad y el tabaquismo son dos de las principales causas del incremento que se está produciendo en tasa de ocurrencia de este tumor en todo el mundo. En cuanto a la prevalencia, el doctor Bellmunt advierte que también va en aumento, “porque cada vez hay más expectativas de supervivencia de estos pacientes al disponer de fármacos eficaces que hace unos años no disponíamos”.


En el CCR, las células cancerígenas se desarrollan en el revestimiento de los tubos renales y se desarrolla en forma de tumor. De no tratarse, el tumor puede extenderse a los nodos linfáticos adyacentes y finalmente a otros órganos.


Ahora, según muestran los resultados de la investigación llevada a cabo por Novartis con un nuevo principio activo, everolimus, los enfermos de cáncer renal alcanzan una supervivencia libre de progresión de más del doble de tiempo frente al placebo, al igual que se reduce el riesgo de progresión y fallecimiento en un 67% frente a placebo, tras la progresión de la enfermedad después de haber utilizado inhibidores de la tirosina quinasa.


Así lo explica Bellmunt, quien destaca “la participación de varios centros hospitalarios españoles en esta investigación, junto con otros centros europeos y americanos”. También señala que “todos los pacientes con cáncer de riñón diseminado que reciben una primera línea de tratamiento con estos inhibidores de la tirosina quinasa, al cabo de un tiempo de entre 5 y 12 meses padecen una progresión del tumor”.


Este especialista indica que con los inhibidores de la tirosina quinasa “no se cura la enfermedad. Se bloquea el crecimiento de la enfermedad, se prolonga la supervivencia, pero llega un punto en que estos fármacos dejan de ser activos, y en este punto es cuando el tratamiento secuencial con everolimus genera un beneficio a los pacientes con cáncer.


El fármaco actualmente se incluye en un programa de acceso expandido en España, que permite a determinados pacientes acceder al medicamento antes de que éste salga al mercado definitivamente en Europa. Bellmunt explica que este tipo de programas de acceso expandido se llevan a cabo “en el intervalo de tiempo que transcurre entre el momento de la demostración de la eficacia del fármaco en estudio Fase III y hasta la comercialización del producto”. “El estudio de acceso expandido contempla unos criterios muy amplios de selección de pacientes para recibir el medicamento y, por un lado, posibilita a quienes precisarían de este fármaco, que puedan recibirlo de una forma controlada, y por otro, obtener más datos sobre su eficacia”.